Impunidad

Serpientes

Sierpes, Carlos Vidales (c) 1987

Por ley divina

la serpiente es culpable

de mi crimen.

Nota bene. Sospecho que muchos lectores no perciben la complejidad de lo sencillo. El ser humano cometió un crimen, le echó la culpa a la serpiente (para el humano, siempre la culpa la tiene otro) y agregó una mentira: el otro (la serpiente) tiene la culpa por orden superior y eterna. Así se construyen las grandes impunidades humanas. ¿Cómo decir esto en tres líneas? ¿Se entenderá la ironía contenida en la frase “por ley divina”? ¿Dónde está el límite a partir del cual la sencillez oscurece el sentido?

Carlos Vidales (c) 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s